Coordenada GDL (viernes): Paramore, Interpol, Phoenix, DM y más

Durante tres ediciones el Coordenada había presentado carteles que volvían muy tentador hacer el viaje hasta Guadalajara, pero para su cuarto año nos convenció con algo que no podíamos perdernos en Grita Fuerte: Paramore.

El ambiente nos dejó sorprendidos y más que contentos durante el primer día en el Parque Trasloma. Así fue cómo nos la pasamos el viernes:

Para cuando Midnight Generation subió al escenario, la gente apenas comenzaba a llegar. El dúo ganador del Circuito Indio puso a bailar a los que se iban acercando a pesar del sol.

Inmediatamente después comenzó Ruido Rosa a sólo unos pasos y la cantidad de personas ya era mucho mayor. El cuarteto aprovechó para presentar algunos nuevos temas, sin embargo, sus largos periodos de ausencia en el escenario las hacía verse un poco desconectadas entre ellas. Aún así, el cariño que han ganado con los años hizo que el público las apoyara durante todo el set.

Del otro lado del festival, una mística voz te atraía. Se trataba de Pumarosa, ingleses que se notaban muy contentos con la respuesta de los tapatíos (una mucho más cálida que la que recibieron como teloneros de Interpol en la CDMX). Después del momento espiritual que vivimos con los londinenses era tiempo de bailar un poco, Glass Animals era la banda indicada. El carismático vocalista causaba los gritos entre las más jóvenes con su vibra tropical, perfecta para esa hora de la tarde. Para cerrar la divertida presentación lanzó unas piñas al público (desconocemos el material, pero no era nada que pudiera lastimar a los fans).

Había llegado la hora de ver a un viejo amigo: División Minúscula. Hemos perdido la cuenta de las veces que los hemos acompañado, pero siempre es bello saber que sin importar si es un show íntimo o un festival nuestros temas favoritos siguen alegrándonos como la primera vez. Entre ya clásicos como “Sognare”, “Las luces de esta ciudad” o “Sismo”, la banda sorprendió con un cover a Tom Petty, una de sus más grandes influencias, quien falleció hace unos días.

El momento más punk de todo Coordenada fue con The Cribs. El trío llegó con toda la actitud, pateando cosas, berreando y haciéndonos pasar uno de los mejores momento del festival mezclando las viejas confiables con sus nuevos temas, hasta mañanitas hubo para los gemelos Gary y Ryan Jarman, quienes lucían extremadamente contentos en su cumpleaños número 37. Ni las fallas técnicas en “Be Safe” y “Men’s Needs” pudieron con el ambiente insuperable lleno de saltos y puños en el aire.

Apenas vimos movimiento en el escenario de Paramore y los gritos ya eran ensordecedores. Paramore es un trío, pero en vivo son más de seis músicos en el escenario y un sinfín de instrumentos. “Hard Times” dio inicio a la primera visita de la banda al país este 2017 con una Hayley Williams llena de lágrimas de diamantina, justo como las canciones de su último álbum. Aunque la mayoría de la gente estaba ahí por otras eras, como se vio en “Ignorance” donde todos coreaban mientras Hayley nos hablaba por un megáfono.

Para “Daydreaming” la carismática vocalista se nos adelantó al coro, lo que la dejó sonriendo apenada. Después de la presentación hasta bromearía en su cuenta personal de Twitter sobre que pudo recordar como decir “una canción triste para un momento feliz”, pero no la letra de su propia canción.

El combo “Brick By Boring Brick” y “That’s What You Get” fue de los más agradecidos, no obstante queríamos celebrar los diez años de Riot! con “Misery Bussiness” por lo que hicimos un brindis antes de comenzar. Un brindis por la década que hemos crecido junto a la banda, pero principalmente un brindis por la miseria.

Esta canción es muy importante en los sets de Paramore pues no pueden terminarla a menos de que un fan suba al escenario. Hayley buscó con sus manos-binoculares y eligió a Ana, una chica que iba vestida como ella en el video de “Told You So”.

Para la recta final nos pusimos otra vez nuestros zapatos de baile del After Laughter y dijimos adiós con “Caught In The Middle” y “Rose Colored Boy”.

Llegar a Interpol implicaba cruzar el festival de punta a punta y como había poco tiempo muchos corrían para no perderse ni una sola canción de Turn On the Bright Lights, el debut de la banda que celebra 15 años y que marcó a toda una generación. Con una ejecución de lo más fiel al disco, la banda tocó todo en perfecto orden con una gallardía como ninguna otra banda del festival, Paul Banks sólo se limitó a agradecer y presentar a sus compañeros a pesar de su fluido español.

Al terminar el disco un breve set de cuatro éxitos cerró la presentación, cuya sobriedad puede ser demasiada para un escucha casual pero que deja a los fans from hell muy agradecidos.

Una vez más tuvimos que correr pues Phoenix ha demostrado con cada visita al país que son puro amor y felicidad. El ambiente era inmejorable durante la presentación de los franceses quienes saben a la perfección lo que sus fans desean y sin importar que vengan con nuevo álbum, saben cómo ordenar su setlist para que nadie se quede sin sus temas favoritos. Una avalancha de éxitos (sobre todo del querido Wolfgang Amadeus Phoenix) sonó durante más de una hora, mientras la gente no dejaba de bailar ni maravillarse ante las luces y los visuales.

En “Fior di Latte” Thomas nos pidió que moviéramos nuestros brazos al compás, lo cual fue impresionante por la cantidad de gente que estaba disfrutando de la banda, incluso Paramore subió el momento a sus Instagram Stories y se veía increíble. El frontman agradeció el cariño del público en el último tema “Ti Amo Di Pui” donde nadó mordiendo el micrófono a través de la audiencia por un buen rato. A pesar de ser un experto en crowdsurfing, en algún momento la gente se lo tragó y parecía que no podría salir de entre la multitud, pero avanzó victorioso y muy contento hacia el escenario después de algunos segundos.


Los corazones de la portada de su más reciente álbum nos dejaban con el ambiente más cursi, incluso con aroma a chocolate (hay una fábrica muy cerca del parque Trasloma) y así fue como despedimos el primer día del festival. No pudo ser mejor.

Extasiados caminamos hacia la salida y mientras algunos buscaron en los ritmos de la frontera a cargo de Nortec Collective el after oficial, la gran mayoría salía de Coordenada con un gran sabor de boca.

 

Fotos cortesía de OCESA

You Might Also Like