Galería del Corona Hell & Heaven 2018: día viernes.

Fotos: Roberto Flores/Antonio Morales

Después de una larga espera, se llevó a cabo una nueva edición del Corona Hell & Heaven 2018. Con un cartel de lujo con el que se confirmó que México es un país amante del heavy metal al igual que toda latinoamérica, pues esta edición estuvo lleno de metaleros de países como Brasil, Colombia, Chile, Honduras entre muchos otros.

El Corona Hell & Heaven 2018 se confirmó como uno de los festivales de metal más importantes del continente gracias a headliners como Judas Priest, Ozzy o Megadeth pero también por dar apertura a bandas emergentes, talento nacional y agrupaciones actuales aclamadas en todo el mundo.

En esta nota nos enfocaremos en platicarte sobre las bandas que se presentaron el viernes y empezaremos por Cardiel, los venezolanos más Méxicanos que existen y que dieron muestra de lo que ya llevan haciendo muchos años, derretir cabezas al estruendo del Fuzz de Mike y los tambores de Samanta y sirvieron para recibir a los que no quisieron perderse ni un minuto del festival. Lástima por los que también quisieron madrugar la fiesta y que a las 6 de la tarde ya andaban dormidos 🙁

Debido a que no somos omnipresentes y como la mayoría de los que fuimos, tuvimos el dilema del empalme de bandas, no pudimos ver a todas, pero a continuación vimos a The Warning, un trío de adolescentes regiomontanas llegaron con el pie derecho a mostrar una gran madurez en el escenario con su pop-punk-metalero bastante digerible antes de dar paso a Qbo, quienes al contrario del trío de chicas, este cuarteto de músicos con toda la experiencia del mundo dieron un show bastante prendido mientras se nublaba la tarde y corríamos al Trve Metal Stage para ver a los hijos pródigos de México, los flamantes ganadores del Wacken Metal Battle 2017, desde Cancún Quintana Roo, Jet Jaguar.

Esta banda demostró por qué le ganó a bandas de todo el mundo el año pasado dentro de la legendaria batalla en Wacken pues su espectáculo tiene poder, energía y bastante colmillo a pesar de su corta edad. Jet Jaguar es nuestro principal producto de exportación, bye bye tacos y PEMEX.

Mientras esto ocurría, Agora tocaba sus solos más vurtuosos, sus compases más irregulares y sus coros más agudos para gusto de los clavados del progre “dosmilero”.

Al acabar Agora todos nos pasamos rápido al siguiente escenario para ver a Maná… perdón, a De la Tierra con Alex de Maná y su corte de Motley Crue junto a Andrés Giménez de A.N.I.M.A.L., Harold Hopkins de Puya y Andreas Kisser de Sepultura. Muchos por morbo otros por “cábula” y otros por ser verdaderos fans, acudimos a ver un poco de esta banda que de inmediato cayó bocas a los que iban a ver “qué onda” pues el poder latino se hizo presente desde el primer compás, ofreciendo un acto tremendo lleno de energía.

6:00 pm el preludio de un diluvio.

A esta hora en punto inició Kadavar con un sonido impecable, un poder absoluto y unas greñas dignas de cualquier top model. Esta banda ya es de las consentidas de México y se pudo ver la su emoción al estar ante su público que tanto los quiere.

Corriendo a los siguientes escenarios fue que llegamos a ver un poquito de Resorte con nuestro querido Andrei Pulver de Lack Of Remorse que se incorporó a la banda para este show rifando como siempre y prendiendo al público haciéndolo sacar toda su energía con clásicos como América, canción con la que abrieron seguido de todos esos éxitos de nos acompañaron en la infancia skate.

Mientras Resorte hacía brincar, Testament reunía a su séquito trve con sus más grandes éxitos y mucha actitud aunque su sonido no fuera el mejor comparado a otros escenarios o visitas anteriores de la banda.

 

PUNTO Y APARTE PARA REFUSED

Banda de culto que muchos no sabían quiénes eran o por qué estaban tan arriba del escenario, mientras otros discutían lo contrario y eran casi casi la única banda que iban a ver. Refused marcó un punto y aparte de todo lo que había pasado antes en el festival. Con un sonido bastante potente, una actitud cargada de energía, profesionalismo y experiencia ofrecieron un show inolvidable que se pensaba iba a ser opacado por la tremenda tormenta que cayó en el Autódromo, pero que al contrario hizo que la banda se conectara más con los que se quedaron frente a ellos.

Un show en el que la banda terminó igual de empapada que sus fans al frente mientras otros más se resguardaban donde se pudiera.

Mike Patton y Dave Lombardo, una explosión apagada por la lluvia

Mike Patton es como un pastor entre los fans del metal, es un personaje de esos que sus seguidores siguen como súbditos incondicionales ante todo lo que haga. Y esto lo decimos en buen plan, ya que cada banda, proyecto y cosa que saca tiene un sonido fresco y poderoso. En esta ocasión nos visitó con un proyecto junto a su viejo colega en Fantomas Dave Lombardo (Slayer) en el que el thrash, hardcore, punk y quién sabe qué otras rarezas típicas de Patton empezaron bien pero acabaron pronto debido al que para ese momento era un diluvio del que ni Moises se hubiera podido proteger.

Gracias Patton <3

Un empalme doloroso: Mastodon y Bad Religion

Tener a estas dos bandas empalmadas fue de lo más complicado del día sábado, pero como somos punks y también sludge vimos mitad y mitad de ambos shows y sólo podemos decir que el show de Bad Religión fue un circle pit infinito a pesar de que no pasó ni un segundo de llover. La energía punk de sus fans no decayó ni medio segundo por el agua e hizo de este acto uno de los más emotivos y emocionantes del festival.

Mastodon por su parte hizo lo suyo, toco bien, esta vez no se enojaron (cof cof Vive Latino 2015) y cumplieron con sus fans que ya mojados no les importaba nada más que calentarse con los poderosos riffs de la banda.

Abran paso a dos leyendas

Uno de los momentos más esperados dio inicio a las 10 en punto de la noche cuando Ian Gillan (por cierto el músico más veterano del festival), Ian Paice, Roger Glover, Steve Morse y Don Airey abrieron con el himno “Highway Star” dando inicio a una sucesión de éxito tras éxito que tanto los papás más rockeros como sus hijos y nietos reconocían, coreaban y “mateaban”. Ian Gillan fue el maestro de ceremonias de esta noche épica manteniendo una voz impecable por la que no pasan los años. Larga vida a Deep Purple.

La cereza del pastel la puso Scorpions, una de las bandas más esperadas por las cabecitas de algodón del festival y los rockeros que crecieron en los 80 con “Still Loving You” y “Rock You Like a Hurricane” que obviamente fueron tocadas con encendedores (y celulares) prendidos para acabar una primera noche espectacular que para nada fue apagada por la lluvia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply