Tiny Moving Parts y su frenético regreso a CDMX.

Fotos: Diego Vigueras

Provenientes de Minnesota, Tiny Moving Parts, regresaron de forma triunfal a la CDMX, para reafirmar el por qué se está gestando un revival del “real emo”, no solo en los países de habla inglesa, sino en nuestro propio país.

Desde las presentaciones de Flodhäst, Sureste y Joliette, quienes respectivamente proporcionaron su dotación de energía y adrenalina a la velada, quienes, situados a nivel de piso frente al público, provocaron mosh pits que fueron una constante durante todo el show.

El público comenzaba a compactarse, para así, tener una mejor visibilidad al acto principal de la noche, el trío apareció y tomo sus respectivas posiciones, para así comenzar su turno con Applause, tema que también abre su más reciente producción Swell.

Fue una grata sorpresa que el público respondiera de una manera tan favorable ante cada una de las canciones, coreando y rebotando de un lugar a otro, una sudorosa y fraternal atmosfera nos rodeaba a todos los asistentes.

Con un setlist predominado por canciones provenientes de Swell y Celebration, el mathcito en combinación con post-hardcore, hizo vibrar a la nueva sede del Mooi Collective. Una noche llena de entrega y catarsis, para todos aquellos a los que gustan por dejarse llevar y entrar en conexión con estos bonitos y estridentes sonidos.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply